Cultivos rápidos de cosechar y lo mejor, rentables

Con el avance de las Tecnologías, todo se ha vuelto muy rápido de conseguir, incluso los cultivos. En otras épocas las plantaciones tenían su temporada, su momento de cosecha, y muchas otras características por las que había que esperar para ser consumidas.

Pero los tiempos han cambiado, y con ellos los métodos de cosecha, donde se han hecho notar los cultivos más rentables como el almendro, el pistacho, las semillas feminizadas, el olivar en seto, entre otros. Ahora bien, para hacer una adecuada elección, se debe conocer cuál de ellos te permite recuperar la inversión hecha de una manera eficaz y rápida.

Elección del cultivo

No es tarea sencilla y esto se debe a que la ciencia agrícola no se puede predecir con exactitud, incluso el precio que inicialmente manejaban, podría tomar otro rumbo en el transcurso del tiempo. No con ello se debe dejar de estimar el tiempo de producción y de esta manera realizar la selección adecuada en cuanto al cultivo que más nos convenga. De esta manera, abordaremos todos los puntos a considerar al momento de hacer de nuestra tierra la más rentable, pero sobretodo a corto plazo.

El almendro y su rentabilidad

Como todos los cultivos, algunos tienen sus beneficios, pero también sus riesgos. En los últimos tiempos, cultivar el almendro se ha puesto de moda en muchas regiones, cosa que incluso se ha manejado como una actividad de carácter especulativo por lo que podría tornarse riesgoso.

Al momento de hacer un estudio exhaustivo sobre el cultivo de almendro, es recomendable verificar qué tan rentable resulta a corto plazo, si se optará por uno muy intensivo o superintensivo. Todo ello vendrá dado por el tiempo que se tome para la recuperación de la inversión hecha, de manera que si lo deseas muy pronto, el superintensivo es el indicado.

También hay que considerar todos los avances tecnológicos que pueden hacer del cultivo de almendros una inversión rentable a corto plazo, eso sin contar que los precios de este mercado suelen ser súper atractivos, lo que resulta bastante interesante.

¿Es posible un olivar superintensivo?

De la misma manera que en el cultivo del almendro, cuando se realiza un cultivo superintensivo los tiempos de producción se hacen más cortos y más productivos.

Dos aspectos a considerar al momento de cultivar un olivar en seto

  • El primer aspecto es mecanizar las actividades y con ello la reducción de los costos en la producción.
  • Mientras más elevada es la producción, se disminuyen los marcos de la plantación y con ello se obtienen más pies por hectáreas.

Quizás en este punto, un conocedor del tema piense que no es posible un cultivo de olivar sin sistema de riego, pero sí es posible en seto secano, diseñando de una manera adecuada la plantación y de la manera de realizar la poda.

Para mejorar las cosechas, las técnicas se han adaptado, antes de empleaban marcos de 6×7 m, y en la actualidad se han llevado a 3,5×1,35 m. Mientras que el ancho de cada seto oscila entre 60 y 80 cm.