Emprendedores: ¿Es buena idea hacer un trío en el trabajo?

Una vez decides emprender un negocio te encuentras con la inquietud de si debes hacerlo solo o en sociedad, y como todas las decisiones, el futuro de tu proyecto dependerá de ello. Bien sean duplas o tríos caseros, existen ventajas y desventajas de trabajar con socios y en las siguientes líneas consideraremos las más elementales.

Todos para uno y uno para todos

Recursos: Resulta de gran ayuda compartir el capital o mejor aún duplicarlo, al establecer una sociedad incluso el tiempo se duplica, así como su experiencia y contactos en el área, de esta manera es posible obtener resultados mucho más rápido.

Apoyo mutuo: Porque dos reman mejor que uno, contar con un socio permitiría que mutuamente se motiven a continuar sobre las adversidades, además sencillamente diferentes enfoques permiten mayor creatividad para resolver problemas o tomar decisiones. Asimismo, el arriesgarse puede ser más fácil cuando se tiene el respaldo de alguien más que pueda apoyar un fundamento o mantener los pies sobre la tierra.

Complemento y sinergia: Para llevar un negocio a cabo no tienes que dominar todos los conocimientos sino rodearte de personas expertas en diferentes áreas, por ello tener un socio significa una gran ventaja si se cultiva con armonía y sinergia de las habilidades necesarias para ejecutar una idea, lo cual posiblemente sin uno de los dos no habría podido ser posible.

Solito me veo más bonito

Amistad en riesgo: En caso de presentarse problemas con el negocio, se podrá ver afectada la amistad e incluso terminar, esto en el peor de los casos; al igual que un matrimonio, la convivencia puede ser un poco difícil.

Compartir: Quizás compartir recursos resulte una gran idea pero también llegará el momento de compartir las ganancias, para evitar conflictos se debe tener un buen plan de negocios y ser conscientes del peso de cada quien en cuanto a los frutos de su trabajo.

Diferencias y liderazgo: Así como los socios pueden aportar sus diferentes puntos de vista, también debe haber capacidad de liderazgo en uno de ellos quien deberá tomar la última palabra sino se llega a un consenso; la madurez para lograr esto evitará muchos conflictos pero esto también se logra creando bases sólidas al constituir el negocio.

Ciertamente manejar negocios en sociedad puede ser fácil o difícil pero todo parte de buena planificación y claridad en los roles que desempeñará cada uno como partes fundamentales para lograr los mismos objetivos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *