Los negocios con los amigos están destinados al fracaso

De haber pensado en ello, quizás la marca cuyo emblema es el Oso Tous, no estaría en donde se encuentra en la actualidad. Y es que siempre va a resultar un tanto complicado al momento de dar inicio a cualquier negocio, el hecho de que posiblemente no contemos con un socio. En consecuencia, siempre será de gran importancia contar con una mano derecha, que sea ese apoyo durante los momentos que no sean tan fáciles, pero que también sea un complemento a la hora de disfrutar los buenos momentos.

Se sabe que las empresas siempre van a tener esa cara que es visible, sin que importe quién está detrás de la misma, sean uno o más socios los que sean responsables del éxito que la empresa o negocio acumule en análisis, por esta razón se debe valorar el esfuerzo de quien se encuentra a nuestro lado. Podrían ser meses los que pasen mientras nos dedicamos a analizar y proyectar lo que pensamos será nuestra empresa, lo que se desea alcanzar con dicho emprendimiento y el tiempo que ello llevara, pero también necesitamos pensar sobre ese socio trabajador que estará acompañándonos en ese trayecto.

Cuando existe una sociedad, en ella debe rondar un concepto que solemos pensar es bastante errado, y que nos conduce a pensar que es un error contar con amistades o familiares al momento en el que decidimos emprender, ya que ello conlleva un toque extra de complicación, pero si se hace de la manera adecuada, se tendrá una sociedad enlazada de la mejor manera, lo que nos llevará a pensar en grande.

Posiblemente no vamos a encontrar a alguien que nos conozca mejor que un amigo que ha estado a nuestro lado toda la vida, o un compañero de estudios que por años nos acompaño, o una persona que tiene tu misma sangre, y es que las empresas no solo se tratan de hacer negocios, sino que también se busca entablar vínculos tanto internos como externos que nos conduzcan al crecimiento del proyecto.

En todo caso, algo injusto podría ser que nuestro negocio atropelle el vínculo conectivo que existe con esa otra persona dañando de forma definitiva la amistad o una relación familiar, lo que deben ser separados los conceptos a fin de evitar este tipo de riesgos.

Sabemos que no se trata de una selección sencilla pues nos encontramos en la búsqueda de un acompañante para nuestro negocio y no deseamos que se acabe ya que, lo que buscamos es verlo en constante crecimiento, en consecuencia debemos pretender conseguir a alguien que cuente con iguales o parecidos objetivos a los nuestros.

En este punto quizás también te estarás preguntando qué negocios son los que pueden hacerse con los amigos, y en ese transcurso la duda saldrá al paso, hasta que elijas al socio ideal, que cuente con la preparación necesaria dentro del campo que has decidido explorar, porque también necesitamos de una compañía que sea funcional en todos los aspectos.